Menú movil

AVES

avesSi bien es cierto que la más consumida universalmente de las carnes de ave es el pollo -animal sacrificado joven, con abundante rendimiento económico para sus productores y culinario para sus consumidores, se observa paulatinamente una mayor tendencia al consumo de otras aves, la mayoría de ellas de las denominadas "de corral", que por otra parte no suponen una novedad en la dieta, pues en épocas anteriores eran ya también alimento frecuente, generalizado y ciertamente muy apreciado.

La carne de ave y la salud


La carne de ave producida en granja resulta un alimento excelente, porque es muy rica en proteínas, fácilmente masticable, de digestión relativamente sencilla y muy asimilable. A todo esto hay que añadir que su precio es asequible, y por ello se ha convertido en un producto alimenticio básico. Además, en lo que se refiere a sus componentes orgánicos, vitaminas y minerales, la carne de ave es comparable a las de otros animales de abasto, y superior en algunos casos.
Quizá, desde el punto de vista de la salud, la característica más destacable de la carne de ave sea que su porcentaje en grasa es inferior al de las demás, lo cual produce ventajas e inconvenientes: se digiere antes y es aconsejable en el tratamiento de ciertas alteraciones pero su cantidad de calorías es menor.
Existe la creencia de que los caldos de carne de ave son muy nutritivos y son muy recomendables para niños, mujeres embarazadas y enfermos convalecientes; y no es cierto: estos caldos, generalmente de exquisito sabor y tan reconfortantes ocupan el estómago y eliminan la sensación de hambre, pero ingresan en el organismo una cantidad mínima de nutrientes. Los caldos estarían indicados, por el contrario, en caso de hipernutrición y obesidad.
Al igual que sucede con todos los alimentos ricos en proteínas, la carne de ave debe ser ingerida de manera progresiva, después de los seis y ocho primeros meses de vida, acompañada de otros productos que equilibren la dieta según la edad y las necesidades del organismo. Como norma general, puede ser consumida con prodigalidad durante la niñez y juventud, y a causa de su fácil masticación y asimilación es también muy apta para los ancianos. En los casos de obesidad, como ya hemos indicado, la carne de ave resulta ser un alimento muy conveniente, pues proporciona sensación de plenitud sin suministrar muchas calorías; eso sí, la preparación culinaria deberá ser sencilla y natural.

En general las aves criadas en un medio rural tienen un aroma más intenso, así como un menor contenido de agua, porque se trata de animales que se sacrifican con mayor edad, hacen más ejercicio y reciben una alimentación menos equilibrada pero más variada, al completarse con larvas de insectos, semillas en germinación, brotes de multitud de vegetales, etc.


Introduce tu e-mail para recibir el menú cada día
Posicionamiento web: iNFOR-TEL © mtcocina . Todos los derechos reservados. mtcocina, el logo y todas las imágenes son marcas registradas por MundoTema o sus filiales.
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, entendemos que las aceptas. Más