Menú movil

CONSEJOS

huevos Si al freír los huevos, añadimos unas gotitas de vinagre en la yema, el sabor mejorará.
En el hogar, los huevos frescos se pueden conservar tres semanas a temperatura ambiente, y seis en el refrigerador.
Si al romper un huevo, la clara aparece líquida en lugar de gelatinosa, es porque tiene mas de un mes, y hay quedesecharlo.
Para la cocción conviene elegir los huevos que tengan la cáscara más dura, y añadir al agua una pizca de sal: así evitaremos que se rompan.
Las claras cocidas, si están expuestas al aire, se vuelven nocivas después de transcurridas 24 horas. Deben deshecharse también.
Los huevos escalfados deben mantenerse, hasta el momento de ser servidos, sobre una servilleta húmeda.
Mejoraremos la presentación de los huevos escalfados eliminando las rebabas con un cuchillo.
Los huevos deben freírse en sartenes gruesas, evitando las de metales ligeros, ya que éstas se ponen al rojo.
Los huevos al plato no deben salarse hasta después de hechos. Evitaremos así que se formen manchas blancas.
Para elaborar los huevos revueltos, la mantequilla debe ponerse cuando hayan empezado a cuajar.
Si se han dejado cocer en exceso los huevos revueltos, se apartan del fuego y se les añade un huevo crudo, removiendo.
El cocinado de los huevos se debe realizar a fuego lento, porque las temperaturas demasiado elevadas modifican el sabor y la consistencia.
Los recipientes más adecuados para cocinar los huevos son los de aluminio y loza; y los cubiertos es mejor que sean de madera.
Para la manipulación de los huevos, e incluso para degustarlos una vez servidos a la mesa, no se deben utilizar cubiertos de aluminio, porque se ennegrecen fácilmente.
Para cocer los huevos sin que la cáscara llegue a resquebrajarse, conviene añadir un poco de sal al agua de cocción.
Un buen escalfado culmina sumergiendo los huevos en agua fría inmediatamente después de haber terminado su proceso de cocción.
Para poder integrar bien otros alimentos con el huevo, hay que ligar previamente la clara con la yema, batiendo enérgicamente.
Los huevos revueltos se cocinan siempre al baño María, porque de esta manera el calor que se les proporciona es uniforme en todas las zonas y no muy intenso.
En las elaboraciones al plato hay que echar la sal cuando haya concluido la cocción, para evitar la aparición de manchas blancas en la superficie.
Los huevos deben cocinarse siempre en recipientes de aluminio o de loza.
Cuando un huevo, al ser sometido a cocción, y a pesar de todas las precauciones, se abre, evitaremos que la clara se salga echando un chorrito de vinagre en el agua.
Si están expuestas al aire, las claras cocidas se vuelven muy nocivas pasadas 24 horas.
Hasta el momento de ser servidos, los huevos escalfados se deben colocar sobre una servilleta húmeda.
El secreto de una buena tortilla es que la clara y la yema queden perfectamente ligadas después del batido y antes de añadir los demás ingredientes.
Para la que la tortilla quede más esponjosa se debe añadir media cucharadita de agua, o de leche, por huevo.
No se deben hacer tortillas con menos de 2 huevos ni con más de 6.
Las tortillas ofrecen un mejor aspecto si antes de servirlas pasamos rápidamente un trocito de mantequilla sobre su superficie.
Para elaborar revueltos de huevos, cualquiera que sea el ingrediente que se añada, la mantequilla debe ponerse cuando hayan comenzado a cuajar.
Si han cocido demasiado, los revueltos de huevo se deberán apartar del fuego y se añadirá un huevo crudo, batiéndolo después.


Introduce tu e-mail para recibir el menú cada día
Posicionamiento web: iNFOR-TEL © mtcocina . Todos los derechos reservados. mtcocina, el logo y todas las imágenes son marcas registradas por MundoTema o sus filiales.
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, entendemos que las aceptas. Más