Menú movil

CONSERVACION

huevosNo existe ningún método de almacenamiento que pueda impedir por completo la alteración de los huevos, pero sí existen sistemas que retrasan éste inconveniente.
Ante todo, debe recordarse que los huevos que vayan a almacenarse deben ser de la mejor calidad. Por muy bueno que sea el almacenamiento, nunca se consigue mejorar un producto que inicialmente es de mala calidad.
Todos los huevos que se destinen a su conservación o almacenamiento deberán estar completamente limpios y no haber sido sometidos a tratamiento alguno de limpieza previa, puesto que la limpieza por frotamiento altera la cutícula de la cáscara, haciéndola más accesible a los microorgamismos. Lo mismo ocurre en el caso de que la limpieza haya sido húmeda, ya que ello favorece al desarrollo de bacterias y mohos responsables de manchas o putrefacciones.
Por otra parte, si la temperatura del agua de lavado es más baja que la del huevo, las porciones líquidas del último se contraen y parte del agua y las bacterias que ésta arrastra pueden pasar al interior.
Los huevos que vayan a almacenarse deberán observarse al ovoscopio con cuidado, prestando especial atención a la presencia de manchas en la yema, al tamaño de la cámara de aire y a los posibles desplazamientos de la yema a consecuencia de la relajación de las capas de la clara.
Antes del almacenamiento definitivo se examinarán cuidadosamente, para tener la seguridad de que resistirán una conservación prolongada.
Las condiciones básicas para un buen almacenamiento de los huevos son las siguientes:

Inhibición del crecimiento microbiano.
Conservación del nivel de anhídrido carbónico.
Prevención de pérdida de agua por evaporación.
Mantenimiento de una cámara de aire lo más pequeña posible.

Todos éstos factores están interrelacionados unos con otros, y se pueden mantener como queda dicho, los huevos presentarán durante mucho tiempo un aspecto que se aproximará bastante al de los frescos o recién puestos.

Los huevos en el hogar


Los huevos deben conservarse siempre a temperaturas de refrigeración, procurando no almacenarlos junto con productos que emitan olores de ningún tipo, puesto que los huevos tienden a impregnarse de ellos.

Sin más precauciones que las mencionadas anteriormente, pueden mantenerse uno o dos meses en el frigorífico doméstico.


Introduce tu e-mail para recibir el menú cada día
Posicionamiento web: iNFOR-TEL © mtcocina . Todos los derechos reservados. mtcocina, el logo y todas las imágenes son marcas registradas por MundoTema o sus filiales.
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, entendemos que las aceptas. Más