Menú movil

CONSEJOS SOBRE LA PASTA

tipos de pasta La primera regla a tener en cuenta cuando se cocinan pastas es que deben ser hervidas en la mayor cantidad de agua posible.
Los platos de pasta proporcionan toda su calidad de sabor y textura cuando se consumen muy calientes.
El queso parmesano rallado debe servirse acompañando a los platos de pasta, pero en una fuentecita aparte, de la que cada comensal se servirá cuanto y como desee.
En el tiempo de cocción de la pasta depende en gran medida el grosor y tamaño de las piezas que se estén cocinando. Obviamente, a más grosor y mayor tamaño, más tiempo al fuego.
Aunque realmente se trata de un sucedáneo, en las elaboraciones de pasta es recomendable consumir pasta de anchoas en vez de anchoas. Para estos menesteres, la pasta suele presentarse en tubo; así debe solicitarse en el mercado.
La pasta debe salarse cuando casi esté llegando a su final la cocción, nunca antes. Sólo así la sal se integra bien con la harina y proporciona todo su sabor de una manera uniforme.
Una vez cocida, la pasta debe ser escurrida inmediatamente; de no hacerlo, se ablandará y perderá calidad su textura.
Conviene que la pasta quede cocida al dente; es decir, todavía un poco dura, y debe ser extraída del agua con la ayuda de una espumadera o tenedor apropiado para ello.
El queso rallado y el atún no combinan bien sus sabores; por ello evitaremos consumirlos juntos en la preparación de un mismo plato de pasta.
Los champiñones que vayan a ser añadidos a la pasta deben hallarse perfectamente limpios bajo el agua fría y raspados con un cuchillo afilado, para que luego no desprendan tierra. La misma precaución debe guardarse con los me jillones, almejas y chirlas.
Tras haber sido cocida y colada, la pasta debe disponerse en una fuente, y ser removida cuidadosamente con un tenedor, elevándola del fondo.
Las elaboraciones que hayan sido gratinadas deben servirse inmediatamente después de haber sido extraídas del horno, todavía muy caliente.
Hay que tener cuidado con el añadido a la pasta del queso rallado, sobre todo si el sabor de éste es muy fuerte; el exceso puede provocar que desaparezcan el resto de los sabores que deben distinguir al plato preparado.
Los italianos recomiendan no beber vino durante la ingestión de platos de pasta; puede hacerse antes o después, pero no de forma simultánea.
Cuidado también con las especias, que tanto abundan en las recetas italianas de pasta; hay que saber dosificarlas y combinarlas.
Los platos de espaguetis y macarrones deben servirse muy calientes siempre, y con el queso parmesano aparte, en un recipiente apropiado.
Para muchas preparaciones de la pasta en las que interviene la anchoa, es preferible utilizar ésta en forma de pasta; suele presentarse en tubo.
Macarrones y espaguetis deben hervirse siempre con abundante agua bien salada.
Cuando en la elaboración de una receta de pasta intervenga el atún, no se debe añadir queso rallado, pues no combinan bien ambos sabores.
Los ingredientes culinarios que se vayan a añadir a los macarrones y espaguetis deben hallarse previamente limpios y perfectamente lavados en agua fría abundante, especialmente en el caso de los champiñones, mejillones y chirlas. Es muy desagradable encontrar tierra al comerlos.
La expresión al dente{REF al dente}con la que suelen definirse los espaguetis y macarrones bien cocinados, significa que la pasta está bien cocida, pero que se mantiene un poco dura todavía.
Los espaguetis y macarrones gratinados deben servirse muy calientes, recién extraída la fuente del horno.
En la presentación de todos los platos a la mesa, es muy importante también la estética. Cuidemos, pues, la combinación de las formas y colores que cubran nuestras recetas y espaguetis.

Introduce tu e-mail para recibir el menú cada día
Posicionamiento web: iNFOR-TEL © mtcocina . Todos los derechos reservados. mtcocina, el logo y todas las imágenes son marcas registradas por MundoTema o sus filiales.
Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, entendemos que las aceptas. Más